Gorros Medievales

Selección de los mejores Gorros Medievales para Mujeres, hombres y niños

 

A continuación hemos preparado para ti, las que nosotros consideramos que son los mejores Gorros Medievales para mujeres, hombres y niños al mejor precio:

 

 

 

Cómo hacer un Gorro Medieval para Mujeres, hombres y niños casero

En la época medieval, las mujeres solían ir con la cabeza cubierta con diferentes gorros o tocados, también dependiendo de su estatus social, llevaban una cosa u otra.

Habían accesorios llamados cofia, tocado, diadema, diadema con velo, bonete, sombrero, toca, guirnalda y capirote. Eran muy variados y adornados de diferentes maneras y tipos.

La cofia es un gorro de tela fina que cubre la cabeza entera hasta la nuca y se ata con 2 tiras por debajo de la barbilla, como en la serie ” El cuento de la criada”, que vemos a todas las mujeres con su cofia prácticamente puesta todo el día. Se solía utilizar como símbolo de respeto y más tarde también por razones higiénicas, por ello, lo mejor era llevarlo recogido y escondido. Durante la edad medieval, la higiene no era algo que abundara, más bien contraían enfermedades por falta de ella.

La cofia también fue llevada durante siglos por hombres, incluido algunos clérigos, y que, por lo menos, se remonta a la época renacentista.

La guirnalda, era un tocado más simple, para jóvenes doncellas y niñas. Era una cinta o coronita de tela que se ponía en el pelo para llevarlo suelto, como una diadema.

Pero nosotras, seamos doncellas, plebeyas, damas o lo que vayamos a ser en nuestro disfraz, iremos a lo sencillo, que es como hacer un gorro medieval rápidamente. Para ello haremos una diadema, que nos servirá de tocado haciéndole unos retoques.

Para empezar, necesitaremos una diadema, goma eva, un par de telas que tengan diferentes colores o estampados, algodón, pistola de silicona caliente, abalorios o perlitas que tengáis por casa o alguna pulsera que ya no utilicéis y un metro o cinta métrica, como queráis llamarlo.

Una vez tengamos todos los materiales sobre nuestra mesa, cogeremos el metro y nos mediremos la cabeza como si lleváramos puesta la diadema ( de oreja a oreja, pasando por encima de la cabeza) y con esa medida haremos un rectángulo de unos 3 centímetros de grosor, para que quede un poco ancha. No queremos una diadema finita, sino una diadema que resalte todo lo que pueda. Una vez hecho el rectángulo, antes de recortarlo, redondearemos las puntas.

Cuando hayamos terminado de recortar, marcaremos el patrón en la goma eva y lo recortaremos. Luego haremos lo mismo con la tela, dejando unos centímetros de margen para que nos sea más sencillo a la hora de pegar.
Seguimos manos a la obra, pegaremos la tela a la goma eva, con esos centímetros sobrantes de más que nos habíamos dejado , pegaremos la pieza a la diadema de forma que la cubra toda.

Un consejo os voy a dar, y es que peguéis un trozo de alambre en cada esquina de la tela por si sobra y sobresale de la diadema, que no nos quede en punta o podamos darle la forma que nos convenga a la hora de acoplarla en nuestra cabeza.

Ya tenemos una parte de la diadema o gorro medieval!!

A continuación, haremos el patrón de un óvalo con la misma medida del principio, es decir, la medida de nuestra cabeza más los 3 centímetros de grosor. El óvalo, una vez dibujado y recortado, lo partiremos por la mitad, como si fuese una media luna. Lo coseremos dejando un trocito abierto para rellenarlo de algodón. Una vez rellenado, se cierra cosiendo por completo y se añade a la tela con goma eva (pegándolo en la parte que quedaría más cerca de la coronilla)

Luego entre el óvalo que ya tendremos pegado y el patrón hecho con goma eva, pegaremos algún abalorio para decorar, perlitas, bolitas…lo que tengáis que le de un toque señorial (se pueden pegar también, en el óvalo).

Para completar la diadema o gorro medieval, añadiremos una redecilla estilo bailarina de ballet, para cubrir el resto de la cabeza. La podemos pegar a la diadema, por la parte interior o si queremos, se puede acoplar luego con un recogido y tener la redecilla suelta.
En la época medieval, se le llamaba “usar una crespina”,que utilizaban para recogerse el pelo o simplemente adornar la cabellera. Obviamente, también se puede decorar la redecilla con alguna perlita o cinta.
Otra opción, variedad que no nos falte ;), sería pegarle un velo por delante a la diadema. También era tipo de la época medieval, aunque según de que vayas a ir vestida, porque está claro que si vas en plan campesina, no quedarías nada bien con el velo.

En cuanto a los hombres, solían usar un sombrero, bien para protegerse del sol, de días de ventisca o dependiendo del sombrero del portador, para dejar claro su estatus social.

Los hombres también usaban crespina, pero no para recogerse el cabello, sino a modo de protección, para evitar rozaduras cuando llevaban el casco metálico en las batallas y combates.

Y por último, en cuanto a los que llevaban los niños y las niñas, algunos llevaban la cofia de lana o algodón y en algunos casos, los niños llevaban la misma armadura protectora de la cabeza de los caballeros, pero adaptadas a ellos.

 

¿Dónde puedo comprar un Gorro Medieval?

Pero si aún con todo éste tutorial para hacerte un gorro medieval casero, te parece muy difícil y te corre prisa tener un gorro medieval, siempre puedes comprarlo en Amazon desde aquí.