Cotas de Mallas Medievales

Selección de las mejores Cotas de Mallas Medievales

A continuación hemos preparado para ti, las que nosotros consideramos que son las mejores Cotas de Mallas Medievales al mejor precio:

 

 

Cómo hacer una cota de malla medieval

Una cota de malla medieval, se fabrica, básicamente de anillas de hierro. Es como una camisa, que se utiliza a modo de armadura, para proteger el cuerpo durante un combate. La resistencia de nuestra cota, variará según el material y el grosor de las anillas que vayamos a usar. Pero a día de hoy, ya no es necesario combatir a muerte, por lo tanto, para un disfraz, una feria medieval o eventos momentáneos, tampoco hace falta que nos pongamos a forjar hierro puro! (y digo esto, porque me he encontrado casos en que alguien ha sido capaz de soportar cotas de hasta 13 kg de peso).

Lo mejor, bajo mi opinión, es utilizar aluminio, como material para realizar nuestra cota de malla medieval.
Hay que ser conscientes de que se requiere de mucha paciencia para este trabajo. Ya que la cota esta dispuesta de modo que cada anilla está metida en otras cuatro anillas, para dar sensación de tejido. Como si quisiéramos hacer ganchillo, pero con aluminio/alambre. 🙂

En la época medieval, se realizaban las cotas en forma camisas largas para protegerse más de los ataques de lanzas o espadas, aunque no era muy resistente a la hora de proteger de un flechazo, ya que la punta tan delgada, podía atravesar por los agujeritos de la cota.

Vamos a tener que acudir a la ferretería, porque nos va a hacer falta bastante alambre.Allí preguntar que tipo de alambre es mejor para trabajar manualmente, para que no tengáis que hacer tanto esfuerzo. Hay alambre de muchos clases.
Luego sacar de nuestro cajón de herramientas (si tenemos), unos alicates que nos ayudaran a no machacarnos mucho los dedos a la hora de hacer “anillas” y unas tijeras que corten alambre, tipo tijeras de podar.

Para hacer nuestra cota de malla medieval más rápidamente y no estar anilla por anilla, os dejo un truquito, que consta en coger cualquier palo (largo y delgado) y empezar a enrollar el alambre hasta que tengamos el palo cubierto. Una vez finalizado, cortaremos el alambre que nos haya sobrado y sacaremos el alambre del palo, que habrá quedado en forma de muelle.
Llegados a ese punto, buscaremos el martillo (o algún objeto pesado), y golpearemos el muelle de alambre, así quedará en forma de anillas, que luego podremos ir cortando y juntando las puntas con los alicates que tendremos preparados en la mesa! Sí, es costoso, pero es más rápido, que ir una a una.

Una vez hechas las infinitas anillas, viene otro trabajo que también requiere paciencia, y se trata de unir las anillas.
Lo mejor es coger 4 o 5 anillas y meterlas dentro de una sexta, y así ir insertando anillas por los laterales, por arriba y abajo… y ya, para ser un experto, si las soldaras todas al terminar, sería brutal 😉 Aunque solo de pensarlo, me están entrando todos los males. 🙁

Consejos:

Ten en cuenta, que si va a ser tu primera cota, mejor que la hagas corta, como una camisa.

Es necesario trabajar sobre una superficie plana, y ante todo, que no os falte la luz, que con tanta anillita, vais a forzar bastante la vista.

A la hora de vestiros, NO OLVIDÉIS poneros una camisa finita debajo de la cota, para evitar rozaduras. No vaya a ser que alguna anilla no esté bien sellada y terminéis llenos de cortes. Aunque pareceríais una guerreros salidos de batalla, no es plan de sufrir.

Ponerse una cota de malla requiere de ayuda, ya que es bastante complicada por su peso,(si no la hacéis con alambre).

 

¿Dónde puedo comprar una Cota de Malla Medieval?

Es bastante agobiante, realmente , y requiere de mucha paciencia,respiraciones profundas y tiempo de sobra. A mí, personalmente, a día de hoy, tiempo no me sobra. Si en este caso, os pasa como a mí, entrar en este enlace de Amazon, que solo de verlo ya te evitas horas de esfuerzo.