CASTILLO DE MORELLA

Visitar el castillo de Morella, es como jugar a ser el Cid, o tal vez un rey que quiere conquistar un trono, o un soldado que pretende proteger su fortaleza a pie de cañonazos…

Una auténtica maravilla, un precioso pueblo con encanto, que ya fue galardonado en la gran Celebración del 25 aniversario de Ferrero Rocher.

Y tengo que admitir, que yo también voté por Morella!:) por lo bonito que es tanto en verano, como en invierno con su nieve!

Desde lo alto del castillo, veremos los fascinantes tejados rojizos de las acogedoras casas morellanas y unas vistas impresionantes de los pueblos que rodean Morella y sus montañas.

No os lo perdáis! 😉

HISTORIA DEL CASTILLO DE MORELLA

Esta preciosidad, ha sido una de las fortalezas más majestuosas del Mediterráneo(fortificación del siglo XIII).

Este histórico castillo, se encuentra al norte de Castellón de la Plana (Comunidad Autónoma de Valencia), rodeado por una muralla que se ha conservado prácticamente en su totalidad, aunque ha sufrido muchas reconstrucciones a lo largo de toda su maravillosa historia.

Fue creado como una fortaleza militar, sobre una roca natural.

El castillo de Morella, fue habitado desde tiempos muy antiguos y se han encontrado restos del Neolítico. Pero fue tomando forma en la época romana, visigoda, árabe y para finalizar, la cristiana.

Veremos diferentes toques durante nuestro paseo, ya que cada civilización fue transformando el castillo a su manera.

Este castillo tuvo el honor de ser pisado por personajes valiosos en nuestra historia, leyendas como el Cid, Jaume I, el Papa Luna, San Vicente Ferrer, Abderraman III… todos ellos han dejado huella en el pueblo de Morella.

El Rey Jaime I, entró en Morella comenzando la reconquista. Hacia el año 1232 parece ser que Blasco de Alagón conquistó Morella, pero Jaime I le arrebató «el trono», quedándose con el castillo.

El castillo, sufrió modificaciones en la guerra de Sucesión durante el 1701-1715 y durante las guerras carlistas 1833-1840, ya que fue gravemente dañada a causa de los bombardeos.

A su vez, está rodeado de murallas, reconstruidas a partir del siglo XIV encima de las que ya existían desde el año 1084.

Un dato a añadir es, que el castillo mantuvo tropas en su interior hasta 1911 en que fue abandonado definitivamente.

Fue declarado Monumento Histórico-Artístico el 3 de junio de 1931. Y  recibió el titulo de ciudad, concedido por el rey Alfonso XII, EN 1878.

VISITA AL CASTILLO DE MORELLA:

Está dividido en tres partes:

-En la primera parte se encuentra la entrada y el Palacio del Gobernador.

-En la segunda parte, veremos las baterías de artillería.

-Y por último, en la tercera parte, se tendremos el castillo. Su parte inferior está rodeada de murallas y torres mayormente semicirculares que, constan de unos 2.500 metros de longitud y una altura de 9.

 

PUERTAS DURANTE NUESTRA VISITA AL CASTILLO :

-Destacando la puerta gótica de San Pedro.

Puerta de Ferrisa, situada en la parte que une el castillo con la muralla.

Puerta de la Nevera, recibe este nombre por ubicarse cerca del pozo en el que se guardaba el hielo que recogían durante el invierno.

La puerta de San Mateo, se abre bajo una torre cuadrangular con su arco   apuntado  en la parte inferior y a cuyos lados veremos el escudo de la ciudad y un Cristo románico, crucificado.

-La de Forcall, la del Rey y la Puerta del Estudio, son de menor entidad. La del Rey, según dice la tradición, fue por donde entró Jaime I a la ciudad, en el año 1232.

-La de San Miguel, protegida por dos torreones octogonales (1360).

Es de las más importantes, rematados con almenas, lo que les da un carácter de fortificación, muy similar a las Torres de Serrano de Valencia y a la Puerta Real del monasterio de Poblet.

Cabe destacar que junto a esta puerta, se encuentra la Cruz de las tres cabezas coronadas (segunda mitad del siglo XV por Antoni Sanxo). Creada para rememorar la visita del Papa Luna, Fernando I de Antequera y San Vicente Ferrer a la ciudad de Morella, en el 1414.

La puerta Barbacana.

La fortaleza consta de la plaza de armas, con sus 1.070 metros, el palacio del gobernador, el aljibe, la torre de la Pardala, prisión de Cacho, restos de palacios reales, torres de Homenaje y pabellones oficiales.

COMO SUBIR AL CASTILLO DE MORELLA

Actualmente, se accede a la fortificación desde el claustro del convento de San Francisco.

En la entrada nos topamos con la torre homónima, construida con una planta cuadrangular parcialmente destruida.

Siguiendo el camino, veremos aspilleras estrechas, construidas durante la guerra Carlista, para defender y proteger el castillo.

Continuando el paseo por Morella, veremos una de sus puerta, formada por un arco, y desde la cual empezaremos a ascender hasta llegar a la segunda puerta, junto a una torre circular que está completamente estropeada.

La rampa continúa zigzagueando, hasta finalizar en una de las salas del cuerpo de guardia y la propia entrada del castillo, situada en la parte baja de una torre rectangular.

CASTILLO DE MORELLA INTERIOR

A partir de aquí, ya empezamos a ver el lugar donde estaba toda la estructura defensiva. En un lateral puede verse el aljibe, donde se almacenaba el agua.

En esta parte del castillo hay algunos edificios contemporáneos, como el Palacio del Gobernador (1713), donde residían los oficiales de la Guardia y que a día de hoy,  su interior se encuentra habilitado como sala de exposiciones.

En cuanto a la torre de la Pardala (siglo XIV), situada en el segundo nivel del castillo, no queda prácticamente nada.

La leyenda del castillo de Morella, que cuenta que Josefa Bosch, conocida como «la pardala» estuvo presa durante siete años y finalmente fue ahorcada por el ejercito francés durante la Guerra de la Independencia, un 17 de agosto de 1811 por ayudar y cobijar a las tropas españolas.

También en el segundo nivel, observaremos la prisión «El Cacho», el asentamiento de artillería, varios cañones enormes y dignos de fotografiar, el polvorín, la sala de la guardia del «Cadró», que defendía el polvorín y la cárcel.

Desde este nivel accedemos a través de unas escaleras rocosas, a la plaza de armas y a las principales estancias de la fortificación Morellana.

A la plaza de armas, la rodea un muro con arcos de medio punto, sobre el cuál hay un camino de ronda, que trata de un camino para hacer senderismo y descubrir bonito parajes, que se extiende a lo largo de toda la muralla y por las afueras.

Desde la plaza de armas, obtendremos unas vistas impresionantes de la ciudad y la Plaza de Toros.

En el centro de la plaza, se abre un aljibe de origen romano, pero que fue reutilizado durante toda la historia del castillo.

En la parte sur veremos los restos de una edificación que daba acceso a la torre Celoquia, la más importante de todas, la cual esta bastante deteriorada.

La nombrada anteriormente, torre de Celoquia (torre del homenaje cristiana), la encontraremos al sudeste. Se reformó en el siglo XIII. Hay documentos datados en el siglo XVIII que dicen que tenía tres plantas y no tenía escaleras. Ha sufrido muchas intervenciones a lo largo del tiempo.

Tuvo la capilla de Santa Bárbara, en su sótano, y también la de Santa Magdalena hasta el siglo XVIII.

Después de ser capilla, pasó a ser un calabozo.

A su vez, también, en el tercer nivel, veremos las estancias reales y el cementerio.

HORARIO  DEL CASTILLO DE MORELLA:

Su horario de visita es de lunes a domingos.
-En verano de 11:00h a 19:00h
-Durante el invierno de 11:00h a 17:00h

PRECIO Y ENTRADAS DEL CASTILLO DE MORELLA:

Su entrada vale 3,50€, y se queda con 2,50€ para personas mayores de 65 años, niños menores de 6 años, estudiantes de menos de 25, discapacitados y los que tienen carnet joven.
si vas en grupo y sois mas de 25 personas, la entrada cuesta 1,50€.

 

Deja un comentario

Cerrar menú