CATEDRAL DE BURGOS

Esta imperiosa catedral, con sus 8 m de altura, la encontraremos en la Plaza de Santa María, en la ciudad de Burgos, en Castilla-León.

Primero que todo, debéis saber que, anteriormente a la actual catedral, hubo una catedral románica edificada en el mismo lugar entre los años 1080-1095.

En ella, se celebró la significativa boda del Rey de Castilla, Fernando III,» en santo», con Beatriz de Suavia.

Con el paso de tiempo Burgos iba en constante expansión hacia Europa a través de las alianzas políticas y del Camino de Santiago. Por ello, se necesitaba una catedral más grande, acorde con el rango de importancia que la ciudad adquiría.

QUIEN MANDO CONSTRUIR LA CATEDRAL DE BURGOS

Fue el Rey Fernando III junto a un Obispo, quien deciden de mutua acuerdo, construir una catedral adaptada al estilo nuevo, que era el gótico.

Dicho Obispo, D. Mauricio, había estado estudiando en París, y trajo maestro y arquitectos hacia Burgos para empezar la construcción de la nueva Catedral.

De ahí que tenga un aire a la Catedral de Notre Damme, Amiens y Reims.

La construcción fue verdaderamente rápida, en nueve años, ya estaban terminadas la cabecera y naves de girola, con sus capillas absidales quedando dispuesta para el culto en el año 1230.

Su finalización fue pasados 39 años, un autentico récord, tratándose de la construcción de una catedral tan majestuosa.

No dejan de haber ampliaciones, que quedan finalizadas en el siglo XVIII con la sacristía nueva y la Capilla de las Reliquias.

Ha tenido tantas ampliaciones que la han ido configurando como una de las catedrales más bellas del mundo. Título, muy merecido a mi parecer! Siendo declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984.

QUIEN CONSTRUYÓ LA CATEDRAL DE BURGOS

Aquí están los nombres de los autores de creación de la majestuosa catedral, artistas maravillosos que nos dejaron una auténtica obra de arte, como:

Los arquitectos y escultores de la familia Colonia Juan, Simón y Francisco, el arquitecto Juan de Vallejo, los escultores Gil de Siloé, Felipe Bigarny, Rodrigo de la Haya, Martín de la Haya, Juan de Ancheta y Juan Pascual de Mena, el escultor y arquitecto Diego de Siloé, el rejero Cristóbal de Andino, el vidriero Arnao de Flandes o los pintores Alonso de Sedano, Mateo Cerezo, Sebastiano del Piombo o Juan Ricci, entre otros muchos.

LA CATEDRAL DE BURGOS POR DENTRO:

El edificio tiene tres naves de seis tramos, crucero muy saliente en planta, presbiterio de tres tramos más y ábside poligonal, lo rodea una girola que se abre a capillas de forma semidecagonales.

Los bienes muebles que apreciamos en el interior de la catedral son muchos y de un valor inmenso, creados por artistas burgaleses y foráneos que se instalaron en la ciudad, como: Gil de Siloé , con el retablo de Santa Ana, La Capilla del Condestable y su retablo, la renacentista Escalera Dorada obra de Diego de Siloé, que fue tomada como referencia en la construcción de la Escalera de la Ópera de París o la impresionante belleza del Cimborrio del Crucero.

Son, a mi parecer autenticas joyas, que ningún visitante a la catedral podrá dejar de admirar.

En los laterales se abren 19 capillas, entre las que deslumbran la del Condestable y la de Santa Tecla.

A su vez llama la atención el Santísimo Cristo de Burgos, que es una imagen de gran tradición devocional.

También encontraremos, en la nave central, bajo el cimborrio rematado con una hermosa bóveda mudéjar, la tumba del mítico Cid Campeador, Rodrigo Díaz de Vivar y su esposa Doña Jimena.

Y a su vez, también veréis un cofre con su nombre, que encontrareis a medida que vayáis avanzando por el interior de la catedral en la capilla del Corpus Christi. (Junto claustro, que no pude visitar, porque estaba cerrado).

Es necesario destacar los sesenta tapices del siglo XVI que se conservan en la catedral y que son, a su vez, considerados como una de las colecciones más destacadas de España.

Continuando el recorrido, veréis una maqueta de la catedral, protegida por un cristal.

EL PAPAMOSCAS

A mi me encantó el famoso Papamoscas 🙂 que es una estatua articulada, un tanto grotesca que abre la boca al ritmo de las campanadas, sonando todas las horas en punto, al tiempo que, mueve el brazo derecho para para accionar el badajo de una campana.

El viejo autómata data del siglo XVI, siendo el actual del siglo XVIII y es a día de hoy una de las cosas mas atrayentes para los visitantes de la magnífica catedral de Burgos, aunque pocos saben la amorosa leyenda que esconde la historia del Papamoscas.

Dicha leyenda, cuenta la imposible historia de amor del rey Enrique III y una bellísima joven con la que coincidía diariamente en la Catedral de Burgos.

El Papamoscas, viste una casaca roja de estilo cortesano, abotonada y ceñida por un cinturón verde y lleva en su mano derecha una partitura de música.

Justo a su lado, hay otra figura más pequeña y de cuerpo entero conocida como el Martinillo que da uno, dos o tres golpes, que anuncian los cuartos.

La mejor hora para ver en marcha al papamoscas en acción es, obviamente, las doce del mediodía, ya que es cuando da doce golpes y abre y cierra la boca, las doce veces.

Se sitúa en lo alto de la nave que encontramos justo al entrar por la llamada puerta de Santa María, a unos quince metros de altura, en el primer tramo de los pies de la basílica, asomando desde el talle sobre la esfera de un reloj. Su nombre proviene de un pájaro (papamoscas cerrojillo), el cual mantiene la boca abierta para atrapar moscas, esperando pacientemente, a que estas entren en ella.

La figura del papamoscas ha inspirado canciones populares, como esta:

El Papamoscas soy yo
y el Papamoscas me llamo,
este nombre me pusieron
hace ya quinientos años.

Desde esta ojiva elevada
contemplo la gente loca
que corre apresurada
para verme abrir la boca.

Y que contentos me miran
sin cansarse de esperar;
a los listos y los tontos
los engaño de verdad.

Porque no es el Papamoscas
el que sólo hace la fiesta,
también los que estáis abajo
y tenéis la boca abierta.

CAPILLA DE LOS CONDESTABLES

Obra de Simón de Colonia (1482-1496), también conocida como capilla de la Purificación.

Es conocida como «una catedral dentro de otra catedral», por sus dimensiones y su gran belleza arquitectónica.

La mandaron construir los Condestables de Castilla, Doña Maria de Mendoza y Figueroa, queriendo la capilla como lugar de oración y futura capilla funeraria para ella y el Condestable D. Pedro Fernández de Velasco.

Es la primera que se construye en la catedral. Sus muros están realizados de piedra.

La reja para acceder a la capilla, es Renacentista ( por Cristóbal de Andino 1523). También la preside el escudo de los condestables.

Tiene una impresionante bóveda estrellada, por ello, de base octogonal. La técnica mezcla el cristal y la piedra, para dar paso a la luz que pueda entrar en el interior.

Sepulcro de los Condestables

Situado a los pies del presbiterio. Esta hecho de mármol, por Felipe Vigarny.
Destacan los trajes de los condestables y sus rostros, hechos con auténtica maestría.

Retablo de la Capilla de los Condestables

Realizado por Diego de Siloé y Felipe de Vigarny.

A ambos lados del retablo, aparecen los escudos de los condestables, que llaman la atención por su gran tamaño.

En el centro del retablo,se aprecia la presentación del niño Jesús en el templo.
Básicamente, relata la vida de Jesucristo, escenas de la infancia, el calvario…

ORGANOS DE LA CATEDRAL DE BURGOS

En la nave central de la catedral, y construido por los hermanos Roques en 1626, veremos dos órganos, uno frente al otro, el de la Epístola y del Evangelio:

El de Epístola cuenta con dos teclados y 56 notas, sus tubos son metálicos.

El del Evangelio, en cambio, se construyó 10 años después, y precisa de una afinación atemperada con sus tubos de madera, aportando sonidos de una calidez singular.

La catedral, cuenta con 5 órganos en funcionamiento: órgano de La capilla de los condestables, órgano de San Enrique, órgano de Santa Tecla (acompaña liturgias y bodas, y es el más joven de los órganos desde 2004).

RETABLO MAYOR DE LA CATEDRAL DE BURGOS

En el centro del primer cuerpo del retablo, se sitúa el sagrario, decorado con relieves Eucarísticos (obra de Domingo de Berriz).

En el segundo cuerpo del retablo mayor, apreciamos la imagen de Santa María la Mayor, patrona de la ciudad de Burgos, y a quien va dedicada la imponente catedral.

En el tercer y cuarto cuerpo del retablo, veremos la Asunción de la Virgen a los cielos y la Coronación (talladas por Juan de Anchieta).

En el lateral izquierdo, de arriba hacia abajo, aparecen bellísismos relieves de Santa Ana, la Virgen y el Niño, el abrazo de Joaquín, Ana frente la puerta dorada del templo, el nacimiento de la Virgen y su presentación en el templo.

En el lateral derecho, de arriba hacia abajo, vemos a Santa Isabel con su hijo Juan niño y la Virgen María con el Niño Jesús, le siguen la Anunciación del ángel a María, la Visitación de la Virgen a su prima Isabel y la Presentación del Niño Jesús en el templo.

En los intercolumnios se encuentra el Apostolado y en la culminación los Evangelistas, los Arcángeles custodios y la Crucifixión.

EXTERIOR CATEDRAL DE BURGOS

Consta de tres cuerpos rematados por dos torres laterales de planta cuadrada. Gracias a la familia Colonia, Juan de colonia y su hijo Simón, queda embellecida la fachada occidental al construir las famosas agujas caladas que rematan las torres de Burgos, durante la segunda mitad del siglo XV. Son una autentica obra de arte, admirables!

La catedral de Burgos, es cronológicamente la primera representación de arquitectura gótica clásica en la corona de Castilla y en toda España.

DE QUE ESTILO ES LA CATEDRAL DE BURGOS

Se perciben a su vez, dos fases que son identificables a simple vista: El estilo gótico clásico (S.XIII-XIV por los primeros maestros) y el estilo flamígero germánico (S.XV por la familia Colonia).

Puerta del Sarmental

Del exterior de la catedral de Burgos, lo más destacable es la Puerta del Sarmental, construida entre los años 1235-1240, abierta en el muro meridional del transepto.

Constituye uno de los cuatro accesos de entrada a la catedral.

En el tímpano se aprecia al Cristo en Majestad bendiciendo con su mano derecha y llevando el Libro de la Nueva Ley en su izquierda.
A su izquierda está el ángel y animales a ambos lados, símbolo de los evangelistas y Tetramorfo: San Marcos al lado del león y San Lucas al lado del toro.

Por encima de estos, van colocados San Juan encima del águila y San Mateo encima del ángel, todos ellos escribiendo sobre atriles. El tamaño de los evangelistas es menor al de Jesús, respetando de la perspectiva jerárquica.

Por debajo del tímpano podemos apreciar al apostolado sentado, con las cabezas nimbadas por círculos decorados por diferentes figuras geométricas y llevando un libro. Estan separados en el tímpano, por un dintel.

Dicho tímpano va delimitado dentro del muro por una moldura con ornamentación vegetal y tres arquivoltas. La primera decoración consta de una hilera de ángeles adoranando a Cristo, mientras que las otras dos, apreciaremos a los ancianos del Apocalipsis tocando instrumentos.

La inferior, ya fuera del tímpano, hay dos columnas adosadas sin ninguna decoración escultórica, en cambio en la superior observaremos seis figuras que son: Moisés, San Pedro, San Pablo, Aarón y otras dos que no sabría identificar.

En el parteluz aparece la figura de un obispo con mitra estrellada, se supone que se trata de el obispo Mauricio, que fue promotor de la construcción de la catedral. Como se puede apreciar, su tamaño se grande, marcando el centro, como señal de anfitrión.

Puerta de la Coronería o de los Apóstoles

La Puerta de la Coronería la veremos en el muro norte del transepto, lugar por donde llegaban los peregrinos del Camino de Santiago.

A causa de la inclinación del terreno, la calle se encuentra elevada con respecto al nivel del suelo del templo, por ello la puerta se encuentra abierta en alto.

Fijaos bien en la imagen! y se comunica con el interior de la catedral mediante la famosa Escalera Dorada (obra de Diego de Siloé). A mi, me llamó especial atención esta puerta. 🙂

Puerta del Perdón, Real, o de Santa María

La encontraremos en el tercer cuerpo de la fachada principal de la catedral de Burgos, acompañada por dos puertas menores. Fue construida hacia el 1250.

A causa del deterioro que sufrió, llevó a su sustitución en 1790 por una nueva puerta. Lo mismo ocurre con las puertas laterales, que ya habían sido reformadas en el siglo XVII (por Juan de Pobes).

En los tímpanos fueron colocados los relieves de la Asunción y de la Inmaculada.

Observaremos sus ocho esculturas de diferentes tamaños,colocadas bajo una doble arquería. La conocemos con el nombre de Galería de los Reyes, situada por encima de un rosetón estrellado y que consta de dos grandes ventanales cuyos maineles dividen en cuatro arquillos cada ventanal, formando arcos apuntados.

Dichas figuras, probablemente representen a los ocho primeros reyes de Castilla, aunque expertos, dicen que se trata de personajes de la Biblia.

Yo, no sabría que decir, pero hay que ver la finas esculturas para darse cuenta de que estan coronadas.

A ambos lados de la Galería de los Reyes, se contemplan las torres de 84 metros, coronadas por preciosas agujas caladas del siglo XV.

HORARIO DE LA CATEDRAL DE BURGOS

Del 19/3 al 31/10 de 9:30 h. a 18:30 h. Los domingos por la tarde y lunes permanece cerrada ( excepto en los meses de julio, agosto y septiembre).

Del 1/11 al 18/3 de 10:00 h. a 18:00 h. Domingos por la tarde y lunes, cerrada.

Los martes por la tarde, la entrada es gratuita.

PRECIO DE LA CATEDRAL DE BURGOS

-La entrada individual a la catedral, es de 7€.
-Si formas parte de un grupo de más de 15 personas o eres jubilado, 6€.
-Para estudiantes, peregrinos, familia numerosa y desempleados, 4,50€
-Niños de entre 7 a 14 años, 2€.

Yo compré la pulsera turística directamente, así pude beneficiarme de otros 3 monumentos totalmente gratis.

La pulsera, tan solo son 8 €, y es válida para: La Catedral, la iglesia de San Nicolás, la iglesia de San Esteban y la iglesia de San Gil.

Una vez puesta, puedes entrar y salir a dichos monumentos, las veces que te apetezca durante tu estancia en Burgos, mientras la lleves en tu muñeca, sin rotura y bien conservada.

Las entradas individuales, incluyen audioguía y las grupales radioguía, podrás escuchar en castellano, inglés, francés y alemán.

Junto con el ticket de entrada, se os dará un folleto en el que se describen cada uno de los espacios de la catedral y el itinerario a seguir durante vuestra visita. Tienen un plano de la catedral y del claustro. Aunque sin plano, también estareis informados, ya que hay rótulos que indican, en todo momento, donde os situais. Y con el audioguia de ayuda, ya perfecto!

QUE VER CERCA DE LA CATEDRAL DE BURGOS

Una vez en la catedral, no podéis perderos:
-La iglesia de San Nicolás de Bari y su impresionante y trabajado retablo.

La iglesia de San Esteban.

-Dar una vuelta por el paseo del espolón, entre esculturas.

-Ver el Arco de Santa Maria y si podéis(como hice yo), subir a lo alto del arco. Lo veréis enseguida al salir de la catedral, o ir por el paseo espolón.

Era una de las doce entradas de acceso a la ciudad. Construido durante el S.XV, con apariencia de castillo, junto la Río Arlanzón.
Por las noches está iluminado y es digno de ver.

-Hay un mirador, por detrás de la catedral, a tan solo 5 minutos andando, donde se puede observar una vista completa a la majestuosa catedral.

Si te gusta la fotografía, vale la pena subir, y tomar una buena panorámica.

Estas son las bellezas, más cercanas a la catedral, pero una vez en Burgos, no podéis faltar a la Cartuja de Miraflores y al Monasterio de las Huelgas, que a este último, a mi por tiempo me falto ver. 🙁 pero volveré!

DONDE APARCAR CERCA DE LA CATEDRAL DE BURGOS

A 7 minutos andando hasta la catedral, en la calle San Esteban, dirección al mirador, es posible que encontréis aparcamiento.

Si no es así, y no queréis dar más vueltas, encontrareis a 5 minutos andando hasta la catedral, el parking Plaza Mayor, en la calle de Santander,2(pasando por la rotonda del Cid). Está en pleno centro, por ello también hay que valorar, que estará plagado de coches entrando y saliendo, sin parar.

Yo,finalmente, opté por pagar el parking del hotel y olvidarme del coche durante todo el fin de semana.

Solo tuve que cogerlo para ir a la Cartuja de Miraflores, pero me venia de paso porque ya me iba de Burgos. Se puede ir en autobús perfectamente, ya que te dejan en la misma puerta de la Cartuja.

DONDE COMER CERCA DE LA CATEDRAL DE BURGOS

Por mi experiencia, yo os recomendaría de cabeza a » El Morito», en la calle Sombrerería, 27, a 1 minuto andando de la catedral.

Es muy conocido en Burgos, por lo cual, suele estar bastante concurrido. Hay que ir prontito para coger mesa, pero de verdad, que saldréis muy satisfechos.

Barato y con cantidades abundantes de comida. A mi me lo recomendó el recepcionista del Hotel, y tuve que darle las gracias. Salí muy contenta y con la tripa bien llena, que no me cabía nada más.

MI OPINIÓN:

Que decir de tal preciosidad… ¿Alguna vez habéis estado frente a algo y os ha dejado sin palabras? ¿No habéis podido quitar la vista de una misma cosa durante minutos? pues eso es lo que me ocurrió a mi con la Catedral de Burgos.

No hay palabras para describir esas agujas caladas, y más, si vas al atardecer y ves como el sol refleja en ellas mostrándote aún más, lo imponentes que son.

Yo casi perdí el mismo tiempo fuera de la catedral que dentro, porque hay tanto que ver…

Me llamó mucho la atención, la catedral de Sevilla, pensé que no vería nada más bonito en tiempo. Y así fue, hasta que llegué a Burgos y me quedé totalmente enamorada.

Estoy deseando volver a perderme por esa maravillosa ciudad a la que posiblemente vuelva este verano, porque además de bonita, tiene personas, que te atrapan! gente tan amable y con encanto que hace que te de pena irte de Burgos.

Volviendo a la catedral,(que me emociono y me voy por las ramas) me fascinó la capilla de Los Condestables, aunque he de decir, que sentí un frío extraño en el cuerpo al pasar por el sepulcro. Fue una sensación que nunca había tenido, como si alguien estuviera junto a mi. Muy curioso e incomodo a la vez.

La tumba del Cid…que orgullo poder estar frente a ella!

También, me hizo mucha gracia el Papamoscas, mi hermana y yo entramos en la catedral a las 11:00, justo cuando va a dar las campanadas.

Recuerdo la carrera que dimos por toda la catedral, como un par de locas, hasta encontrarlo (ya que no sabíamos donde estaba), preguntando a un guardia de seguridad y yendo a toda prisa a ver si llegábamos a ver aunque fueran las 5 últimas campanadas, al ritmo de sus movimientos articulados de boca.

Aún sonrío al pensarlo…

En definitiva, NO podéis perderos por nada del mundo esta catedral y toda su arquitectura, obras maestras, esculturas, lienzos, e infinitas cosas que hay dentro, ya que es bella por dentro y por fuera!

Una verdadera obra de arte que no dejaría nunca de alabar y mi opinión seria interminable.

No tengo ninguna duda de que la vais a disfrutar! 🙂

Deja un comentario

Cerrar menú